miércoles, 20 de febrero de 2008

La culpa la tiene Ford

Efectivamente es muy malo fumar. De hecho, cada vez que enciendo algún cigarrillo y lo fumo mientras me asoleo en la ventana, no puedo evitar sentir mis narinas irritadas y deshidratadas. ¡Ah cómo es malo el humo! De hecho, aplaudo la iniciativa por librar de las más de 13,000 (¿o eran 130000?) micropartículas altamente dañinas a los que evitan fumarse un cigarrito. Claro que la medida, como suele ocurrir en países donde el pensamiento político no llega más allá que al reparto de las canicas, quedo mal hecha y al vapor, tan es así que aún no ha entrado en vigor y ya le están haciendo reformas y añadiendo y quitando incisos y no sé qué tanto. En fin, en eso cavilaba mientras me embutía un montón más de moléculas cancerígenas mirando a los ríos de automóviles desfilar ante mis pupilas, cuando llegó a mi nariz un montón de humo de diesel. "¡Carajo!", pensé, "si vamos a proteger a los que no fuman, deberíamos proteger también a los que respiramos en la ciudad". Y entonces caí en cuenta de que no sólo el humo del tabaco te puede matar... también lo puede hacer el excesivo aire contaminante que emana de las pequeñas fabriquitas que andan todo el santo día dando guerra en una ciudad tan terriblemente destruida como la de México.

¿Y entonces? Si se prohibe fumar en lugares cerrados porque hace daño, ¿por qué no prohibir que la gente use su automóvil en un lugar cerrado como lo es la ciudad de México? O me van a decir que es muy seguido cuando sopla el viento y no se estancan los vapores letales en lo que con presunción llaman "olla express" que causa el vilipendiado y odiado por las siete hermanas, efecto invernadero. Por los efectos geológicos, la otrora ciudad de los palacios, se convierte en un lugar encerrado por todos lados, incluso por arriba. Pero claro, sería estúpida mi idea, sobre todo en un país donde el subdesarrollo se ve y se siente por todos lados. Donde las mafias de petroleros y fabricantes de automóviles se coluden para evitar que haya una solución de transporte público. Donde los jefes de gobierno no hacen otra cosa que preparar su escalera hacia la silla presidencial y si no la obtienen, entonces hacen plantones y desórdenes y en lugar de arreglar más las cosas, terminan desarreglándolas.

Se prohíbe fumar para salvarnos del maligno tabaco, ¿y las malignas moléculas de combustible quemado? ¿Esas no hacen daño? Por que si no hacen daño, entonces me retracto y me trago toda la tierra que he aventado. Pero de todos modos, aunque tuviera la razón, ¿de qué serviría esto? ¿A caso no estoy haciendo lo mismo que siempre critico, la eterna crítica y la eterna falta de iniciativas que funcionen? Yo, desde este trastornado espacio cibernético propondría algunas ideas, seguramente muchas de las cuales serían vitupereadas por personas que no saben leer bien, pero en fin, a mi estimado público que sí sabe se las comparto con especial vehemencia.

1. Sería indispensable diseñar un sistema de transporte que cumpla con las comodidades que te da el auto y que pueden entrar en un sistema público, entre las cuales destaco las siguientes: asientos cómodos, espacio suficiente para evitar tumultos, y quizás un poco de aire acondicionado los días calurosos. Del radio, ya se ocuparían Mac o Sony.

2. Las líneas podrían aprovechar la intrincada red de calles y avenidas y podrían establecerse una especie de cuadrícula sobre la ciudad, de modo que cada cinco cuadras hubiera alguna parada de autobús. Los espacios restantes, en donde ya no pasarían los automóviles, porque muchos preferirían al cómodo y relativamente accesible medio de transporte, podrían ser usados para reforestar y poner arbolitos que tan buena sombra nos dan y que ayudarían de alguna forma a retener los líquidos y a abundar las lluvias.

3. ¿Y la mafia de automotrices y todos los negocios que se derivan de ella? ¿A caso no les ha costado demasiado invertir en todas sus fábricas y demás instalaciones y papeles financieros y negocios y todo eso? Podría llegarse a un negocio, a un convenio, de tal forma que fueran ellas precisamente las que nos dieran los autobuses que tanto ansiamos y participarían en la repartición de concesiones para administrar los transportes, sin contar que serían ellos los que dotarían de refacciones.

4. ¿Y qué va a ser de las familias que han hecho de la vendimia en los embotellamientos su modus vivendi? Pues ahí sí no sé. Quizás podrían ser contratadas para mantener en orden las calles por donde pasarían los monstruos que tragan personas. Pero en fin, sería un negocio redondo y lo mejor, se bajarían bastante la emisión de gases envenenantes.

Pero, claro que todo esto hubiera sido mucho más fácil si se hubiera planeado desde los primeros tiempos. Pero claro, tenía que llegar Henry Ford con su gran idea, con su gran visión al introducir la línea de producción y ensamblaje para hacer muchos carros y baratos. Si el señor Ford, a quien mucho se le alaba su poca instrucción y su mucha visión, se hubiera puesto unos lentes y hubiera olvidado sus ganas de ser rico, quizás hubiera puesto al servicio de esa línea de producción, el transporte público. ¡Qué bueno que no se les ha ocurrido a los chinos hacer líneas de producción que bajen los precios de los aviones, pues de lo contrario, ya tendríamos más tráfico aéreo que el ya existente! En fin, sólo me resta seguir usando mi coche, hasta que a alguien se le ocurra algo mejor...

2 comentarios:

Edgar Rodriguez dijo...

aunqu no lo creas hay algo en este planeta más contaminante que los coches y los cigarros, algo que nisiquiera es creación del hombre, algo que si, la sacrosanta y que (segun dicen) nunca se equivoca naturaleza nos lego.. algo aparentemente inofensivo y que tantas materis primas nos brinda, para comer, para vestir... algo que inlcuso puede ser capaz de despertar simpatia y cariaño como lo hace con respecto a nuestra muy estimable Mel.. así es, hablo de las temibles y nunca bien poderadas VACAS!!! los gases, eructos y el excremento de las vacas contribuyen en mayor medida que los automoviles al sobrecalentamiento global... pero que hacemos??? alguién se atreve a decir Maten a todas las vacas!!!.. no es sólo un debraye mio, las vacas contaminan muco más de lo que pudieras imaginarte, claro que a cambio nos dan queso, leche, zapatos, crema y un largo etcetera... qué haremos con las vacas?? no lo se... por lo pronto en algunos paises (México no por supuesto) se ha cmenzado a cambiar la dieta de estos animalitos...
saludos

MasterYoudas dijo...

Efectivamente, estimado Edgar, algo había oído al respecto... Pero pues, qué hacemos, son vacas y si se pudren por dentro y contaminan nuestro planeta no es por su culpa... una vez más es culpa de la industria!!!! No es que sea culpa de los que hacen dinero, sino que hacen dinero sin pensar ni tener un visión de esas que te hacen pensar que quien la tiene no puede ser hombre por el alcance de la misma. Lástima, el poder es ocupado por gente que es corrompida por el mismo poder... ¿alguien se salvará? Pregúntenle a Frodo....