lunes, 31 de marzo de 2008

¿Ah sí? II; Momentos Dramáticos I: El Rey León

Hace un par de semanas (el 14 de marzo, para ser exactos) me atreví a abrir un blog y postear, como dicen por acá. Ha sido un año bueno en el que me he dedicado a hacer lo que me gusta: escribir. Es un buen ejercicio tanto para el estilo como para el pensamiento, y en cierta forma hasta un desahogo. Claro, que no ha sido todo miel sobre hojuelas, entre la tesis (que acabé finalmente y próximamente publicaré) y la flojera que a veces me da para escribir en este medio electrónico, entre trompicones y combustión incandescente, entre villanos y loas, entre amigos y desconocidos, finalmente cumplí un año escribiendo. Gracias a ustedes que me han leído y que han aguantado la intermitencia de este espacio. Gracias por sus comentarios. Gracias por su atención y que esto cumpla un año más. 

Hace tiempo quería iniciar una serie de entradas donde pudiera compartir con ustedes las escenas que me han hecho llorar en el cine. De tal manera que empezaremos con la primera. El Rey León ha marcado un hito en la cinematografía de animación, por lo menos a lo que a mí respecta. No es por demás saber que está basada en la historia de Hamlet y por ello, es de reconocer el esfuerzo de la casa productora por buscar en los clásicos el hilo que diera vida a la película, y que la postre se convirtiera en un éxito taquillero rentable a través de los años. 

Sin embargo, este no es el punto. De lo que hablamos es de las escenas que arrancaron un violento esfuerzo por evitar que se derramaran las lágrimas, aunque imposible fuera ver nublado y sentir el cogote estallar. Tenía unos 10 años y mi padre andaba de viaje, por lo que "la muerte de Mufasa" fue un golpe duro para ver en el cine. ¿Disney matando a un personaje entrañable como Mufasa? Sí, este tipo de golpes dramáticos son los que le dan fuerza y vida a las obras y es de resaltar que a Disney no se le haya hecho "malo" contra su imagen incluir una escena tan fuerte y conmovedora. 

Aquí dejo el extracto en donde Mufasa pierde la vida a "patas" de los ñus en estampida, muestra clara de cómo se debe realizar una buena escena catártica clave que terminaría por darle sentido y nueva fuerza a la trama en la historia de "El Rey León". 




2 comentarios:

Melanie Forey dijo...

BUUUUUUU. snif snif... voy a coprar esa película no más por puro masoquismo...

Caro.Cazares dijo...

A mí todavía se me hace un nudo en la garganta cada vez que veo a Simba llorar por Mufasa... Todo un parteaguas en la historia de Disney ¡No hay más, no hay más!